tarot profesional

Las cartas del tarot se han convertido en un compañero inseparable para muchas personas que tienen la cualidad de poder saber el futuro interpretando la tirada de los arcanos a las muchas personas que se acercan, diariamente, a este tipo de servicios.

Hay muchos tipos de tarotistas, desde aquellos que sólo conocen el significado de las cartas y es más un hobby hasta aquellos que, por experiencia, por años realizando lectura y por vocación se han convertido en tarotistas profesionales de gran prestigio.

Estos poseen una cualidad difícilmente encontrable: son capaces de relacionar eventos pasados y presentes con los que están por llegar, de esa forma la predicción del futuro de la persona es completa y muy seria, dándose cuenta el consultante que se trata de alguien con unos conocimientos muy avanzados y profesional.

El desempeño del tarot como profesión no es nuevo y es un modismo de nuestro tiempo, desde la más remota antigüedad ya existían personas que estaban en lugares especiales realizando predicciones, desde los oráculos donde se encontraban las pitas, hasta nuestros modernos servicios que tienen como herramienta el teléfono.
Maruja Vidente
Pero la imagen de una tarotista en una tienda en las ferias o en viejos campamentos no es algo de ficción, realmente el poder saber el futuro era sumamente importante para aquellos que se jugaban la vida en campos de batalla o en intrigas palaciegas.

El tarot siempre ha sido muy utilizado como elemento predictivo si bien depende de las manos expertas de la persona que realiza la lectura de lo que va a depender la eficacia y buen resultado del mismo.

Se debe huir siempre se manos inexpertas, novatas, o de aquellos que lo hacen por hobby; el tarot debe estar en manos de profesionales con mucha capacidad de visualizar las cartas, de interrelacionar todo lo que sale en el tapete y, lo más importante,  poner el sexto sentido de la persona al servicio del consultante.

Un sexto sentido que, en muchas ocasiones, esconde un don especial que tiene el tarotista: el don de la videncia.

Las videntes aficionadas no existen

El buen vidente es aquel que tiene la capacidad de acompañar lo que va desvelando las cartas con algo más importante: la visualización del futuro; imágenes que se le vienen a la mente y que tiene como protagonista al consultante preocupado de su futuro.

Pero no hemos de engañarnos, la videncia es un don que acompaña a la persona desde su infancia, es una capacidad que, en muchas ocasiones, no es deseada y que se posee. Por tanto puede haber tarotistas aficionados pero las videntes aficionada no existen, el vidente es de cuna y no algo que se pueda aprender o comprar.

Aquella famosa expresión de “he descubierto que soy vidente”, al cabo de muchos años de vida, resulta quebradiza pues el vidente auténtico posee esa capacidad desde siempre y ha sabido potenciarla y orientarla desde la niñez.

El buen tarotista es vidente y se apoya en las cartas para realizar sus predicciones pero jamás encontraremos a videntes aficionadas y si lo hacemos no debemos confiar en ellas pues estará fingiendo.

El tarotista que tiene el don de la clarividencia se apoya en las cartas, en los arcanos, para poder saber que sucederá mañana al consultante, poder prevenirlo o, simplemente, aconsejarle de determinadas situaciones venideras.

Tarot serio y sin gabinete

Igual que no existen videntes aficionadas debemos tener cuidado con aquellos lugares donde nos prometen la lectura del tarot pero que, sin embargo, las condiciones en las que esta se producen no son las más aconsejables.

A nadie le gusta que su futuro sea tomando como una mercancía, como un elemento más de una cadena de producción. Por ello el tarot serio y sin gabinete es el único que puede acceder a nuestro futuro con la fiabilidad de un servicio adecuado en el que se concede a la persona el trato que se merece.

Los gabinetes suelen ser salas en empresas donde se dan cabida a un elevado número de personas que, al teléfono, realizan sus predicciones en serie, llamada tras llamada, como si de un montaje en serie se tratara. El gabinete estandariza las predicciones y, en rara ocasión, es realizada la lectura por personas expertas, profesionales con años de dedicación.

En un gabinete no se dan las condiciones adecuadas para facilitar la concentración del tarotista y, por tanto, el índice de errores será muy elevado siendo insatisfactorio para el consultante. El tarot serio y sin gabinete es el que se realiza con tranquilidad, sin ruidos, en un ambiente relajado para el tarotista donde lo que está en juego es el saber el futuro de la persona.

Videntes muy fiables para tu consulta

Poner la videncia al servicio de la persona es un elemento clave en el arte de predecir el futuro.

Dos elementos se aúnan: tarot y videncia. Tener videntes muy fiables para tu consulta es un compromiso que se debería tener siempre con la persona que deposita su confianza e ilusiones. Es importante pues ambas capacidades, la lectura de las cartas y la visualización del futuro, harán que el pronóstico sea riguroso y acertado.

La videncia es una capacidad que tienen muy pocas personas y que si estas la ponen al servicio de los consultantes será altamente recomendable por otras que ya han probado y saben que es de verdad, de confianza.

No hay que escatimar esfuerzos cuando se habla de nuestro futuro, saber lo que ocurrirá mañana hace que la persona se sienta segura y pueda vivir una vida plena y feliz.

Menú de cierre