videncia

Videntes, médiums, clarividentes, futurólogos… Muchas son las denominaciones que nos encontramos en el campo del ejercicio de ver nuestro futuro y todos pueden llegar a confundir un poco, pero lo cierto es que todos tienen unas cualidades que les hace ser especialmente valorados en cuanto al arte y el don de predecir lo que puede ocurrir.

En el mundo de la videncia los mejores son aquellas personas  que son clarividente y médium sin gabinete y sin preguntas fiables. Esto es muy importante cuando los consultantes somos nosotros y lo que está en juego es el devenir que nos espera. Seguramente cuando hace un trabajo lo hace de la mejor forma posible y por ello también querrá lo mejor para usted, ¿verdad?

El vidente es aquella persona que desde su infancia ha tenido la capacidad extrasensorial de ver el futuro, de acceder a unas imágenes que, con el tiempo, se producirán realmente y que habrán sido un anticipo, un adelanto del futuro pero en el presente.

Pulsa para llamar al 947 079 305

Pulsa para llamar al 806 533 113

El vidente sin preguntas es el real y verdadero, aquel que es capaz de conectar con el futuro de una persona y saber, con exactitud, que le puede ocurrir en un mañana, sucesos buenos o malos, laborales, familiares, sentimentales, todo tiene un sitio en la vida y en la visualización.

El médium es aquella persona que tiene una conexión directa con el mundo de los muertos, puede verlos y hablar con ellos. Allá donde nosotros no vemos nada, ya que no poseemos ese don, ellos son capaces de describir personas fallecidas de forma exacta que, en muchas ocasiones, acompañan a la persona y tienen un mensaje por dar.

El médium sin gabinete es capaz de canalizar esas energías, esas presencias, y orientarlas para que hablen con un familiar o amigo más allá de la muerte, en muchas ocasiones con un mensaje de alerta, de advertencia, de ayuda, de agradecimiento. Todo es posible y siempre quedan cosas por decir cuando alguien muere.

Así cuando encontramos un vidente médium hallamos a una persona que es capaz de conectar por dos vías diferentes con realidades también diferentes, con el futuro y con los seres fallecidos, de esa unión nacen las mejores predicciones y consejos para el futuro.

Pero el buen clarividente es el médium sin preguntas ni gabinete, es decir: aquella persona que sólo con vernos o sentir nuestra voz ya pone en funcionamiento esa maquinaria predictiva inexplicable y, a la vez, trabaja de forma libre sin que medie ninguna centralita, llamadas en espera o más clientes que reclaman ese mismo servicio.

La videncia y la mediumnidad no puede ser ejercida desde un gabinete pues no tiene un mínimo de confort para ejercer la concentración necesaria y poner de manifiesto su don a favor de la persona que realiza la consulta.

En el Tarot te tienen que preguntar

Maruja Vidente
Todo tarotista que realiza una predicción usando el tarot con los arcanos formula siempre preguntas al consultante pues debe orientar la predicción, eso lo único que determinará es el correcto aparcelamiento de todo lo que interesa al consultante.

En todo tarot te tienen que preguntar mientras que se formula la predicción pues es una forma de corregir el camino que llevan las interpretaciones de las cartas en el que cualquier detalle puede hacer que se desvié el mismo e, incluso, se pueda producir una lectura a una persona cercana relacionada con nosotros. Preguntar es importante pues determina la correcta lectura.

Clarividentes y Videntes sin gabinete

En nuestra sociedad actual muchas son las personas que ejercen la videncia, videncia real o fingida, por ello se ha perjudicado de forma notable a este mundo de las predicciones y, por ello, siempre se debe buscar al buen vidente.

Los buenos serán aquellos videntes que trabajan sin gabinete, que no ponen su don al servicio de nadie en lugares donde la concentración es imposible. Desconfié de aquellos anuncios que le prometen predicciones y al llamar son atendidos por una operadora que desde una centralita le da paso con un vidente tras una cola de espera o con el primero que queda libre.

Esto nos indica que hemos llamado a un Call Center que centraliza llamadas y que las reparte en función de la cola de trabajo o de la persona que ejerce de vidente que queda libre en ese momento. Incluso hay personas que se llaman videntes que trabajan en este tipo de plataformas y que para hablar con ellas tenemos que esperar mucho tiempo.

Son servicios de gabinete, lugares donde no se puede ejercer la videncia por las condiciones de trabajo opresivas donde no se da esa facultad, es imposible. Si le recomiendan llamar a este tipo de videntes sepa que le están engañando.

El vidente fiable y verdadero trabaja sin gabinete, es fácilmente distinguible: te atiende personalmente, te dedica su tiempo y atención, no hay ruidos externos, se concentra con facilidad, no tiene acento de otros países y, sobre todo, tendrá la dedicación que mereces pues carece de cola de llamadas en espera. Es un vidente sin gabinete, auténtico.

Médiums reales y sin Preguntas para saber el futuro

Las personas que pueden ver a los seres fallecidos demuestran un gran respeto con la facultad que poseen, saben que poco puede hablar con los muertos y pocos son los que pueden poner ese don al servicio de los demás.

Disponer de un médium y vidente real para saber el futuro es una rareza de gran ayuda de incalculable valor espiritual. Primero por estar en contacto con amigos o familiares que desean aconsejarnos a alertarnos determinadas situaciones de diversa índole. Segundo por qué desde el más allá también se puede predecir el futuro.

Un médium es una persona que canaliza esos mensajes a la persona, que a veces posee el don de la videncia y que en su comunicación con los muertos puede acceder a esa parte del futuro que afectará a la persona. La conexión con ese otro lado facilita una predicción donde lo más importante eres tú y todo lo que puede afectar a tú vida.

Menú de cierre